¿Cómo una idea empresarial puede transformarse en una startup?

El deseo de ser el dueño de su propio negocio es un concepto bastante racional hoy en día. La crisis financiera aún está presente en Europa y cada vez más los jóvenes se encuentran en la necesidad de conseguir empleo. Y tener la oportunidad de conseguir una entrevista de trabajo parece ser una tarea hercúlea. Esta es la razón por la que la idea de tener su propio negocio parece atractiva, ahora más que nunca.

Comenzar tu propio negocio es complicado y arriesgado. Muchas cosas pueden salir mal. Comenzar requiere un capital que no todos tienen. Encontrarlo no es muy difícil. Los préstamos comerciales se crearon por esa razón en particular. ¿Pero puedes estar seguro de que tu negocio florecerá? ¿Podrás pagar el préstamo? ¡Estos pensamientos aterradores atormentan las mentes de los jóvenes que aspiran a convertirse en los emprendedores y les impiden hacer sus sueños realidad!

Es cierto que es imposible saber cómo será el futuro de tu empresa. Pero lo que puedes hacer es aumentar las probabilidades de éxito. Para hacer eso necesitas una idea. La IDEA. Esa única idea que hará brillar tu negocio. Esa idea que será diferente de todas las demás. La idea de un emprendedor.
Una idea emprendedora es una cosa especial. Es una idea innovadora que ofrece algo diferente. Una idea que nadie más tiene, o incluso si la tuviera, la suya es un poco diferente. Ofrece algo más. Y es esta idea la que le dará a tu empresa una buena oportunidad en el mercado laboral. Sin embargo, convertir la idea empresarial en una startup requiere cierta experiencia. La idea en sí no será suficiente sin los conocimientos previos adecuados para respaldarla.

Tienes que empezar poco a poco. No vayas a por el premio gordo directamente. Ya sabes de qué se trata tu idea. Ponlo en papel. Comienza por crear un plan de negocios. El plan de negocios te ayudará de dos maneras diferentes. En primer lugar, podrás ver tu idea sobre el papel, visualizarla, leerla de nuevo, cambiarla si es necesario. Al tenerlo delante te ayudará a mantener tus ideas en movimiento, preparadas para cuando las necesites.

Al mismo tiempo, contar con un buen plan analítico de negocios para tu idea podría ayudarte con una posible financiación. Si la idea y el plan de negocios son sólidos, obtener algún tipo de financiamiento podría ser una posibilidad real. Los fondos generalmente se basan en planes de negocios y en la cantidad de detalles que contienen. El plan de negocios suele ser el primer paso para tomar una idea empresarial y convertirla en una startup.
El networking es el segundo. La red es esencial para todas las empresas. La red personal puede convertirse fácilmente en una red profesional. Solo necesitas la estrategia de marketing correcta. Dependiendo del tipo de negocio que estés pensando en comenzar, por supuesto. La venta de productos y servicios son dos cosas diferentes, pero existe una base común para ambos. Así que estos serán los próximos pasos para construir tu negocio. Y las cosas no se detienen ahí.

La mejor opción para cualquier persona que quiera hacer esto sería comenzar adquiriendo los conocimientos técnicos necesarios y desarrollando habilidades y competencias que puedan ayudarles a construir una startup a partir de solo una idea. Hay muchas maneras diferentes de obtener ese conocimiento. Seminarios, webinars, cursos e incluso grandes proyectos marco como, por ejemplo, a través de nuestra plataforma: http://athena.entre.gr/en/courses/startup-academy-training-on-entrepreneurial-skills.

Si tienes una idea empresarial buena y sólida, intenta implementarla. Comienza por aprender cómo crear una startup y comienza por construirla. ¡Antes de que te des cuenta, tu negocio será algo real y no solo un sueño!”